• Maria

Roscón de Carlos Maldonado para Lidl, ¿vale la pena?

Actualizado: 19 dic 2020

He tenido la suerte de seguir de cerca la carrera ascendente de Carlos Maldonado desde sus inicios en Masterchef. Muchos de nosotros conocemos su vena creativa a la hora de cocinar y el arduo trabajo que hay detrás, no se ha llevado una estrella Michelin del aire.

Asique cuando me enteré que había hecho una colaboración con la cadena de supermercados Lidl, no lo dude un segundo.

Los que me conocen, saben que por estas fechas me pierde un buen roscón de reyes y si encima es innovador, ya me tienen ganada.

La oferta que nos presenta Carlos con Lidl es un roscón de los de antes, con productos de calidad y artesano añadiendo el toque moderno del cacao Ruby, el mango y la frambuesa deshidratados.

Ahora la cuestión es: ¿merece la pena? Vamos a descomponer poco a poco el producto para ver si realmente es así.



Empecemos con el precio: 5'99€. Es un precio muy asequible si tenemos en cuenta que un roscón de panadería ronda los 12-17€ e incluso más. Y para los ingredientes que lleva es muy competitivo.

La presentación es un tema que ya va en gustos. En mi opinión (y siempre desde el respeto) han abusado de las frambuesas deshidratadas como si quisieran tapar algo además de que son muy ácidas. Queda muy bonito visualmente, pero tapa totalmente el sabor del cacao Ruby, que se supone que es el acompañante protagonista del roscón. Al estar en la zona de congelación, eso afecta a la hora del corte, pues toda la decoración de cacao se despega y cae.

El tiempo de duración también es corto una vez descongelado, 3 días, asique hay que comerlo con ganas o compartirlo para que no se eche a perder.


Si dejamos aparte el tema decoración, la masa no está nada mal. Tiene buena textura y buen sabor. Recuerda a una masa hecha en un obrador antiguo. No lleva demasiada mantequilla, por lo que es ligera. La cantidad de masa madre, no es mucha. En mi opinión podrían haberla obviado, a no ser que lo hayan hecho por la moda de todo con masa madre.

La nata del interior está suave, bien aireada teniendo en cuenta que estaba congelada. Un poco dulzona pero imagino que lo hicieron apropósito para que contrarrestara el ácido de la frambuesa.


Ahora bien, me habría gustado un poco más de innovación en el relleno. Si querían poner las frambuesas, en vez de usar la fruta deshidratada de Sosa, podrían haber usado nata con frambuesa y hacer rosetones dentro, un culís, una gelatina.... porque si le quitas la decoración se queda en un roscón simple, sin vida. Haberle dado mas protagonismo al cacao Ruby en la decoración externa... Podrían haber hecho muchas mas cosas.




En resumen, está bueno, no es excepcional, pero está bien teniendo en cuenta el precio que tiene. ¿Repetiré? Seguramente no. La razón principal es que para disfrutarlo sin tener un montón de petardazos ácidos en la boca y después tener que estar sacando los restos de las frambuesas de entre los dientes, tengo que quitarle la decoración y así, no merece la pena porque se pierde toda la experiencia.

Esperare con ganas la próxima colaboración de este cocinero, a ver si llega a sorprenderme mas.


Que tengáis un día dulce.









35 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo